Energía solar

Energía solar térmica

La energía solar térmica es una fuerte apuesta de Soliclima; además de ser la más económica y rentable de las energías renovables, es la que más posibilidades de uso presenta a la hora de ahorrar costes tanto en la pyme como en la economía doméstica.

Ideando las mejores soluciones para cada caso, en Soliclima poseemos la mejor experiencia en instalacion y mantenimiento de:


» Ver algunas de nuestras instalaciones

LA SITUACIÓN EN ESPAÑA

Dentro de la actual tendencia de avanzar en el uso de las energías renovables, la energía solar térmica y su uso en la generación de agua caliente en instalaciones tanto unifamiliares como colectivas -tales como bloques de viviendas, residencias de la tercera edad, polideportivos, campings, hoteles, etc.-, es una de las aplicaciones prácticas que previsiblemente más podrán usarse dentro del marco urbano para reducir la emisión de gases contaminantes y disminuir la dependencia de los combustibles fósiles.

El nuevo marco legal que se está desarrollando en España fomenta e incluso obliga a utilizar dispositivos que garanticen un mínimo de cobertura de demanda energética mediante la energía solar. Además, existen subvenciones desde diferentes estamentos de las Administraciones.

CÓMO FUNCIONA

Una instalación de energía solar térmica concentra el calor del Sol acumulado en unos paneles denominados colectores y la transmite, bien al agua corriente que usamos en nuestras casas para ducharnos, fregar, etc., bien al fluído usado para calefactar mediante radiadores o suelo radiante. Es por tanto, un ingenio que concentra y transmite el calor solar desde un sitio a otro, sin producir electricidad en ningún caso –al contrario que las placas fotovoltaicas, que sí generan corriente eléctrica.

esquema de funcionamiento del agua caliente solar
Esquema degeneración de agua caliente mediante sistema solar térmico.

El agua puede ser usada tanto en un edificio unifamiliar como en un bloque de edificios
 

Los colectores absorben este calor y lo concentran gracias al efecto invernadero creado en el interior de la placa, al aislamiento del medio exterior, y a la capacidad de absorción de los cuerpos, -fomentado por el tratamiento químico al que se somete ciertas partes de la placa. En el interior de los colectores existe un circuito cerrado –circuito primario- por el cual discurre un fluído con anticongelante. Este líquido alcanza temperaturas superiores a 100º C en las placas con recubrimiento selectivo, que son el tipo que usamos, y se hace circular, siempre en circuito cerrado, hasta el interior de una cisterna llamada acumulador, donde el tubo adquiere forma de serpentín y entra en contacto directo con el agua que nosotros usaremos posteriormente en nuestra casa –circuito secundario-.

El calor del fluído que atraviesa el serpentín se transmite al agua destinada al consumo que la rodea, aumentando su temperatura. En caso de necesidad, por ejemplo días nublados, se hace uso de un equipo generador auxiliar, generalmente una caldera de gas o gasóleo, para elevar la temperatura los grados que sea necesario. Según la actual normativa, el agua debe salir del acumulador a una temperatura de 60ºC, para evitar peligro de legionella, aunque posteriormente es mezclada con agua fría para rebajar la temperatura hasta 45ºC., que es la temperatura convencional de consumo.

Todo este proceso está controlado por un dispositivo electrónico central que es el que se encarga de automatizar y coordinar la circulación del agua del circuito primario cuando es necesaria mayor aportación térmica, controlar la temperatura de los colectores, garantizar la seguridad del sistema, e incluso en modelos más avanzados, de enviar un correo electrónico avisando de incidencias.

ELEMENTOS DE LA INSTALACIÓN

Paneles, módulos, colectores, placas solares
Todas estas palabras suelen usarse como sinónimos, aunque a las placas que se usan en térmica se les llama por convención 'colector solar'. Están situadas comúnmente en el tejado y sirven para absorber el calor producido por los rayos solares.
» Más sobre placas solares

Acumulador de agua
Depósito donde se acumula el agua que posteriormente se destina al consumo doméstico, bien para grifos y ducha, bien para el sistema de calefacción. El acumulador suele ser también calentador, ya que el sistema que acumula el agua se encuentra en su interior.

Los acumuladores de agua caliente son un elemento clave en la instalación, ya que permiten almacenar el agua calentada durante el día para ser consumida cuando convenga. Gracias a ellos se puede disponer de agua caliente durante las 24h del día, y por eso tienen que estar muy bien aislados.

Un acumulador está formado por un depósito con un serpentín en el interior, por el que circula el fluido caliente que procede de los captadores solares y que cede el calor al agua que lo rodea, y perfectamente aislado con espuma dura y poliestireno.

Otra conformación de los acumuladores es el doble envolvente, un depósito dentro de otro. En el interior se aloja el agua a calentar y por el exterior circula el fluido caliente procedente de los captadores solares. De esta forma se obtiene una mayor superficie de contacto.

Los acumuladores permiten integrar perfectamente la energía solar térmica a un sistema de calefacción a gas o gas-oil, siendo el elemento en el que confluyen los aportes energéticos de los captadores y la caldera.

Para ello se utilizan acumuladores con doble serpentín, el inferior para el líquido procedente de los captadores solares (a menor temperatura) y el superior para agua procedente de la caldera (a mayor temperatura); o acumuladores de doble envolvente estratificados, donde el depósito exterior está dividido por zonas a distinta temperatura, la inferior para solar térmica y la superior para la caldera.

Caldera
Todo sistema de energía solar térmica necesita de un equipo auxiliar que suministre la potencia necesaria cuando el Sol no alcanza a cubrir la demanda. Suelen usarse calderas de gas o gasóleo de alto rendimiento.

Calentador
Sistema que calienta el agua que se consume posteriormente. Normalmente se encuentra dentro del tanque o acumulador que contiene el agua.

Colectores solares de baja temperatura
Alcanzan hasta 70ºC de temperatura; se usan en producción de agua caliente o calefacción.

Fracción solar
Porcentaje de consumo energético cubierto por la energía solar.

Intercambiador
Es el dispositivo por el cual se transmite el calor generado en los colectores hacia el agua que posteriormente vamos a usar. En sistemas solares térmicos, suele ser un tubo con forma de serpentín, -situado dentro del tanque acumulador o calentador-, a través del cual discurre el agua caliente proveniente de los colectores. El agua a consumir entra en contacto con ese serpentín y recibe el calor.

Sistema de bombeo
Circuito hidraulico que consta de bomba hidraulica, diferentes tipos de válvulas y tuberías. Generalmente existen dos circuitos diferentes: el primario, que es aquel por el que circula el fluido que se calienta dentro de los colectores, y el secundario, que es el formado por el agua de consumo.

Sistema de control
Sistema que controla la temperatura y el correcto funcionamiento de la instalación. Puede llegar a alcanzar un alto grado de sofiscicación, llegando incluso a enviar correos electrónicos a la dirección pertinente en caso de avería.

Energía solar térmica

Energía solar térmica


Agua Caliente Sanitaria (ACS)

Con una sencilla instalación puede conseguirse agua caliente para el uso doméstico que cubra completamente las necesidades de una familia hasta en invierno.

El agua caliente sanitaria (ACS) es el agua potable de uso doméstico que calentamos para tener un mayor confort y mejor calidad de vida.
Se puede conseguir este agua caliente de forma limpia y gratuita de la naturaleza, instalando captadores solares térmicos, que es la opción más rentable que ofrece la energía solar térmica. La instalación es simple, el coste asequible y se amortiza en poco tiempo.
Más sobre ACS

Calefacción

Puede parecer contradictorio utilizar la energía solar para calefactar un hogar en invierno, la estación con menos horas de sol. En realidad, pero, con una instalación de este tipo se consigue entre un 30 y un 50% de las necesidades térmicas de una vivienda. Para ello, se realiza la instalación de unas placas solares llamadas colectores, que absorben el calor del sol y lo transmiten a un circuito cerrado por el que discurre un fluído que, a su vez, transmite el calor al sistema de calefacción.
Más sobre calefacción solar

Climatización de piscinas

Tanto para piscinas cubiertas como descubiertas, utilizar energía solar térmica para calentarlas es la opción más rentable. Es muy útil en el caso de piscinas descubiertas, ya que aumentando la temperatura del agua unos pocos grados, se consigue alargar su período de utilización. Instalar colectores solares para calentar el agua de la piscina es una forma sencilla, económica y ecológica de hacerlo. El beneficio que aporta y el mejor confort no van a costa de aumentar el consumo energético ni las emisiones de gases de efecto invernadero.
Más sobre climatización de piscinas

¿ Quiere saber aún más sobre energía solar térmica ?
Entre en nuestro portal de contenidos
www.soliclima.com

Somos expertos en ingeniería, instalación y mantenimiento de proyectos basados en energías renovables y ahorro energético, también llamado eficiencia energética. Cubrimos instalaciones de energía solar, suelo radiante, climatización y deshumidificación de piscinas cubiertas o descubiertas, bombas de calor, calderas de alto rendimiento. Nos encargamos de la gestión de subvenciones. Nuestro equipo esta formado por los mejores expertos del sector.